Seleccionar página

Desde que empecé este blog mucho ha pasado tanto en mi vida como en el desarrollo del internet. He migrado por varias plataformas pero en ese ir y venir he encontrado mis herramientas, mi lenguaje, mi forma y mi sueño, por ahora este blog está a punto de convertirse en mi página web, un sueño que parece extraño no haber cumplido cuando desde hace más de cuatro años que me dedico a hacer y administrar páginas para otras personas y empresas.

Navegando por los blogs y webs de otrxs bloguerxs me doy cuenta de la curiosidad y preocupación constante por la autogestión de nuestros contenidos, por suerte para mí he aprendido que no hay que ser un ingeniero experto para tener un espacio diferente al de las redes sociales y ya hace mucho que entendí que a estas el consumismo las convirtió en el lugar perfecto para timadorxs que con «conocimientos profesionales» cobran por hacer algo que espontáneamente las redes ya hacen: acercar los contenidos a quienes los buscan, no es su culpa, no se ofendan, es común que en las universidades le den más valor al conocimiento que adquirimos del que realmente tiene.

La web hoy en día es un país muy poblado, al que muchxs pertenecemos, también tiene sus propias fronteras pero es más democrático que la mayoría, o al menos así lo parece, sin embargo esta democracia sigue estando un poco alejada de la gran mayoría, sobre todo de quienes realmente tienen contenido de calidad para mostrar, porque finalmente no es lo mismo tener una conexión a internet y poder buscar todo lo que queremos a convertirnos en esas personas a quienes los demás realmente leen y escuchan.

¿Pero cómo conseguir ese tipo de pasaporte o visa como generador de contenido?

Observando las redes sociales ya no parece tan difícil, basta con crearse un perfil para empezar a opinar, compartir memes, hablar de lo que nos gusta y el deporte favorito de todos: HABLAR DE LO QUE NO NOS GUSTA, parece que todo está hecho para que cualquiera pueda expresar sus pensamientos, pero hay que recordar que el engaño consiste en pensar que el tener un espacio donde hablar nos dará el derecho a ser escuchados, un ejemplo de esto es el mentiroso LIKE, la herramienta de engaño de (voy a decir algunxs) community managers e influencers que cobran altos números a sus incautos contratistas o a las pequeñas empresas que creen que un corazoncito o un comentario con un emoji vale una palmadita en la espalda o un millonario contrato de publicidad a cambio de una historia mal hecha.

Así que, para estar en este país hay que pagar un alquiler (sea con dinero para un hosting y dominio o regalando tu información personal) para obtener un sitio, sitio que tendrá o no un lugar privilegiado según cumplas con parámetros establecidos que ni siquiera comprenderás y, aunque hay miles de formas de pertenecer gratuitamente (este blog es un ejemplo y las redes otro), si se quiere llegar a ser ciudadanx de primera categoría hay que hacer algunos sacrificios para ganarse un lugar por los tan apreciados y poco entendidos algoritmos, entender conceptos de programación o pagar a quienes ya los tienen y empezar acumular estadísticas de tráfico, en el caso de las redes es más sencillo… pagar por likes o pagarle a alguien para que con malas prácticas infle tus números y así mismo tu ego.

Ante tanto caos que parezco estar describiendo, aunque amo más la web de lo que parece, tengo un plan, ¿cómo democratizamos más esta nación virtual? ¿Cómo podemos inflar tan alto los números de los blogueros, instagramers, tuiteros y demás generadores de contenido de calidad por encima de quienes arrollan con sus millones de visitas en vídeos y cuentas que parecen no aportar a otra cosa que dinero a sus propios bolsillos? Pagar por una web tiene altos costos y tener un community mucho más, pero la autogestión es esa rebeldía a la que muchos acudimos y a la que todos deberíamos llegar.

Todxs merecen su propia casa y todo negocio, emprendimiento, creadora y creador merece tener su propia web, blog o red con potencial, por ahora les dejo este enlace que les cambiará la vida, es de un constructor para web que pueden usar en wordpress, no es gratuito… pero el costo vale la pena, porque una vez adquirido pueden crear el número de webs que deseen y con apariencia profesional:

Cabe anotar que esto no es ningún tipo de publicidad, sino una recomendación personal, si quieren tener su propio espacio, no duden en contactarme, con gusto les contaré más sobre mi camino, en la web que lanzaré próximamente compartiré todos los tips para tener un espacio gratuito y autogestionable, la cual seguramente se convertirá en mi causa.