Seleccionar página
He tenido la fortuna de crecer al lado de una mujer maravillosa, una abuela que crió  a 10 hijos en precarias situaciones en medio del abandono. Pero no se rindió, por el contrario luchó incansablemente y hoy me ha regalado la maravillosa y ejemplar familia que poseo. En sus 80 años unos versos de agradecimiento son un pequeño regalo para lo que merece su grandeza.

Un 6 de enero hace ochenta años,
Nace la poeta, cantante, autora y pintora,
Nuestra madre y nuestra abuela.  La luchadora.

La prueba más grande empezó
El día en que tu vientre, por vez primera,
El fruto del amor albergó
Una lucha llena de obstáculos sin tregua
Por estos hijos quienes hoy agradecen tu infinita entrega

Uno a uno fue llegando a tus brazos,
Uno de ellos partió antes de escuchar tus consejos sabios,
En ese instante de dolor mostraste toda tu entereza
Pero, aún hoy, todavía a ese ángel con fervor recuerdas.

Con amor guiaste nuestros pasos,
En la escasez de lujos, pero en abundancia de tu entrega
En riquezas de enseñanzas, de valores y abrazos
Y con una voluntad ciega.

¿Cuántos años lloraste madre?
Y te preguntamos por qué en murmullos,
Cuántas veces las lágrimas de tu soledad secaste
Para calmar el llanto de tu hijo con un arrullo;
Cuántas veces tuviste que pedir a Dios por fuerzas,
Pero hoy he aquí los frutos de tu proeza.

Hoy te sientes orgullosa de todos,
Pero no somos más que tu reflejo,
El resultado de tu enseñanza y tu gran ejemplo

Sobre tus hombros recae la responsabilidad
De haber formado seres íntegros
Que hoy bien sirven a la sociedad

No habrá más llanto,
Hoy recoges lo que has sembrado,
Solo hay abrazos,
Y un lugar en el cielo que por tu bondad sin prisa está esperando


Pero déjalo allá madre,

Que para que partas faltan años.

  
Hoy a Dios rezamos
Para que el día que te lleve a su lado,
En la tierra hayas disfrutado

El doble de lo que has llorado.